No tiene artículos en su carrito de compras.

Subtotal: 0,00 €

Hasta el 4 de Diciembre

días
horas
minutos
Categorias
95% clientes muy satisfechos
Envíos gratuitos a la peninsula
30 días para devoluciones en productos Estandard
Seguro de transporte

Todos los tipos de mamparas de ducha

Podríamos decir que casi existen tantos tipos de mamparas de ducha como usuarios y baños. Y es que cada modelo de mampara de ducha está indicado para un tipo de aseo o cliente concreto.

Tomar una elección correcta dependerá de factores como:

  • El tamaño del cuarto de baño.
  • La ubicación del plato de ducha.
  • La distribución de los diferentes elementos del aseo, tanto funcionales como decorativos.
  • Las personas viven en la casa, su edad y su nivel de movilidad.

Estos aspectos son clave al escoger entre los diversos tipos de mamparas de ducha que ofrece el mercado. Eso sin contar cuando ya se tiene un plato de ducha preexistente y que no se va a cambiar. En este caso, sus medidas y su forma también determinarán el mejor producto para cada caso concreto.

Tipos de mamparas de ducha según la colocación

Según la ubicación del plato de ducha, venga esta predeterminada o no, encontraremos distintas opciones de mamparas.

El plato puede ubicarse bien entre tres paredes o bien en esquina (entre dos paredes).

Según esto, los tipos de mamparas de ducha que hay son:

  • Mamparas de ducha frontales: Son las que clausuran del todo una ducha que tiene un plato cuadrado o rectangular encajado entre paredes. Estas pueden tener varios tipos de acceso:
    • Central: normalmente se trata de las mamparas frontales de cuatro hojas, dos fijas y dos móviles.se
    • Lateral: son las que dejan entrar al plato solo por la izquierda o por la derecha. Es el caso de las mamparas compuestas por una hoja fija y una movible, tres hojas todas móviles o dos fijas y una única puerta.
    • Por ambos lados: cuando permiten entrar al plato por derecha o izquierda al tener puertas en ambos lados.
  • Mamparas de ducha angulares: ofrecen una entrada a la ducha en diagonal y pueden cerrar platos ubicados entre dos de las paredes del baño de forma:
    • Rectangular: en este caso se recomiendan los angulares de ducha de dos hojas fijas y dos móviles o bien los frontales con lateral fijo.
    • Cuadrada: si el plato es pequeño, podrá cerrarse con una puerta frontal y un lateral fijo o bien con una mampara de ducha en ángulo que lleve dos puertas.
    • Curva: para platos con forma de cuarto de círculo existen las mamparas de ducha semicirculares. Son las mejores para aprovechar duchas mini al máximo.

mampara angular serie 400 de Kassandra

 

La versatilidad de los paneles fijos de ducha

Un panel fijo de ducha es una mampara de ducha abierta que puede ir tanto encajada entre paredes como en esquina. Tiene una parte principal fija, que puede ser la única hoja (cuando se coloca un solo panel de cristal próximo a la grifería), o bien puede tratarse de una hoja fija y una puerta móvil (corredera o abatible) más estrecha.

En este último caso, la ventaja es que cubrirá un mayor ancho del espacio de ducha y, por ende, se evitarán mejor las salpicaduras.

El ancho o la composición de esta mampara abierta depende de lo amplia o estrecha que sea tu ducha.

Sea como sea, este tipo de mampara de ducha ofrece modernidad, funcionalidad, comodidad de uso, durabilidad (no tiene casi desgaste), ligereza visual y una gran capacidad de optimizar espacios reducidos.

Tipos de mamparas de ducha según la apertura

Las modalidades de apertura de las mamparas modernas son fundamentalmente:

  • Corredera o corrediza: lleva unos rodamientos simples o dobles que garantizan el desplazamiento de la puerta de acceso a la ducha.
  • Abatible o pivotante: la puerta se abate hacia dentro o fuera del plato, como una puerta común. Puede conseguirse mediante un eje o perfil de giro o bien con bisagras.
  • Plegable: la puerta de la mampara se recoge como un acordeón para ampliar el espacio de entrada.
  • Fijo de acceso abierto: en realidad no es un tipo de apertura propiamente dicho, pero este tipo de mampara de ducha también se engloba aquí. En este caso hay una clara ausencia de la puerta, hay un acceso abierto.

Aspectos que condicionan la mejor apertura en cada caso

Fundamentalmente lo que condiciona qué tipo de apertura es mejor será el tamaño o la distribución del baño y es que las mamparas de ducha abatibles necesitan un espacio delante libre para abrirse cómodamente.

Si no se tiene tanto espacio libre se recomienda mejor una apertura plegable o corredera.

Si bien la corredera es mucho más habitual que la plegable, esta puede dejar un mayor espacio de entrada en duchas pequeñas.

Antiguamente tanto correderas como plegables iban más recargadas de perfilería, lo que podía mermar la agilidad de apertura con los años, pero ahora se fabrican con diseños más minimalistas y modernos.

Otro aspecto que afecta a la mejor apertura posible es la edad o capacidad de movilidad de los usuarios del baño.

Si en casa hay personas mayores que pueden tropezar al acceder a la ducha, lo mejor sería que usaran mamparas abatibles o, por lo menos, sin perfilería inferior, para que no hubiera opción de tropiezos o caídas.

En todos los casos hay que procurar una entrada cómoda a la ducha, para que el baño sea práctico y funcional. No obstante, si el baño va a ser usado por personas con la movilidad reducida, hay que elegir mamparas que ofrezcan accesos espaciosos y sin resaltos.

Tipos de mamparas de ducha según el material

Una mampara de ducha puede estar hecha de pocos materiales, pero hay que diferenciar primero dos partes: las hojas y la perfilería.

Mamparas de ducha de cristal o acrílicas

En lo referente a las hojas, estas pueden ser de cristal, acrílicas o de metacrilato.

Hoy en día prácticamente todas son de vidrio templado de diferentes grosores, pero aún existen las ligeras mamparas acrílicas, útiles en algunos casos:

  • Disimulan mejor las gotas, cal y suciedad por su superficie porosa.
  • Son mamparas más baratas. Cuando se quieren amueblar pisos de alquiler o vacacionales que vayan a sufrir mucho trasiego, son buena opción.

No obstante, los beneficios de las mamparas de ducha de cristal son muchos más. Dejando de lado la obvia mayor durabilidad, resistencia y transparencia, fundamentalmente han desbancado a las anteriores por su innata capacidad de ampliar espacios visualmente y generar ligereza.

El vidrio, incluso aunque no sea 100% nítido, siempre generará más sensación de amplitud que un panel acrílico.

Los cristales de todos los tipos de mamparas de ducha son determinantes para asegurarse una buena compra, porque determinan la calidad, resistencia, solidez y durabilidad del producto.

Hay cristal templado de seguridad de varios grosores (de 4 a 10 mm) y acabados: transparente, mate, decorado, de efecto espejo…

Aun así, es más importante aún comprar mamparas de ducha con protección antical de serie, ya que aumentan la vida útil de la mampara y simplifican mucho el mantenimiento.

Mamparas de ducha de aluminio o de acero inoxidable

En cuanto a la perfilería, los tipos de mamparas de ducha son dos: de aluminio y de acero inoxidable.

Las mamparas más resistentes y duraderas son las de acero inoxidable, ya que es el metal que garantiza un aspecto impecable por muchos años que pasen por su resistente al agua y la humedad.

Aun así, las mamparas de ducha de aluminio (lacado o anodizado) llevan un tratamiento antihumedad y suelen presentar diversos acabados, colores y texturas.

Deja un comentario
95% clientes muy satisfechos
Envíos gratuitos a la peninsula
30 días para devoluciones en productos Estandard
Seguro de transporte
¿QUIERES RECIBIR NUESTRAS OFERTAS?